Organización del Tiempo

Jun 21, 2021
El día a día, las ocupaciones, las citas, las fechas límite, los compromisos y un sin fin de cosas que debemos cumplir, muchas veces nos agobian y nos hacen sentir que el tiempo no nos alcanza.
Ritmos de vida variados: hijos, pareja, mascotas, trabajo, tareas del hogar, espacios donde muchas veces escuchamos frases como:
“imposible arreglar mi casa”,
“imposible cumplir con mi agenda”,
“no tengo tiempo”,
“no puedo hacer lo que tanto me gusta hacer”, o
“nunca tengo tiempo para mí.”
La vida actual en el mundo es una vida acelerada, y de un tiempo para acá los asuntos digitales y reuniones virtuales llegaron para ocuparnos más y más horas, por eso se hace necesario aprender a gestionar el tiempo de manera eficiente, una tarea esencial para tener orden interno.
Acá te cuento algunas herramientas que utilizo para optimizar el uso del tiempo y no sentir al final del día o de la semana que quedaron cientos de cosas por hacer y una sensación de abandono.
Organizar y programar el tiempo equivaldrá a más productividad, éxito en general y satisfacción personal, esto no solo lo afirmo porque hay estudios que así lo avalan sino porque lo he vivido en carne propia, el secreto de una buena gestión del tiempo está en planificar las tareas, priorizarlas y luego organizarlas en horarios diarios, semanales y mensuales.
Para la priorización está la matriz Eisenhower, que te orienta en 4 cuadrantes donde puedes dividir las tareas:
 Modificar imagen
 
Para la organización de las tareas descubrí lo maravillosas que son las rutinas, mi primera rutina es escribir, porque a veces lo que no se escribe se olvida, si hago la lista mental puede que la mañana siguiente me levante con la mitad de la lista de pendientes en el olvido.
La rutina puede sentirse como un espacio de monotonía, sin embargo, desde mi experiencia puedo decir que ha sido un elemento de orden interno que me ha ayudado a organizar mi tiempo, a atenderme con pequeños detalles y me ha dado mucho más tiempo para las cosas que realmente amo.
Tengo una rutina para la mañana y otra para la noche, mantengo presente que grandes mañanas es igual a grandes días. Tener una rutina matutina es importante porque marca el tono para todo el día y así como lo es tomarse unos minutos cada noche para preparar el día siguiente, porque la planificación es la mitad de la batalla.
Otra técnica que uso frecuentemente para organizar el uso de mi tiempo es la técnica Pomodoro, que divide el rango de acción en lapsos de 25 minutos de actividad y 5 minutos de descanso, sucesivamente. Se ha comprobado que esta técnica aumenta los niveles de enfoque, de productividad y en mi caso me regala una sensación de satisfacción enorme, me conecta con la satisfacción del deber cumplido.
Y una última clave antes de despedirme, organiza tu tiempo de manera realista, muchas veces la sensación de falta de tiempo nace de la sobrecarga que nos imponemos y que nos condena, desde el principio, al fracaso. Reconoce cuál es tu límite, cuantas actividades máximo al día puedes realizar, no te engañes y establece horarios realistas.
Por cierto, hablando de realidad, es importante que sepas que es poco probable que te alcance la vida para hacer toooodo lo que dices que tienes que hacer, especialmente porque el tiempo avanza y con él las obligaciones aumentan. Así que no te engañes y fluye de acuerdo a tu hoy, a tus prioridades.
Mantén presente que mereces una vida ordenada, armónica, productiva y en paz, así que mi invitación es a crear tus propias rutinas, a escribir tus tareas y a priorizarlas. A que diseñes tu día con lápiz y papel, tal como si diseñarías un proyecto o un plan de negocios.
Que tengas un ahora tan maravilloso como tú decidas que sea.
Andrea Kurishi