¿Por dónde comienzo a ordenar?

Jan 08, 2021
Cómo coach de orden y consultora formada en el método KonMari de Marie Kondo, esta es una de las preguntas más frecuentes que recibo, muchas personas sientes interés por comenzar a ordenar pero les cuesta saber por dónde y cómo iniciar. Especialmente en enero, que es el mes predilecto sí tenemos la intención de iniciar este año de manera diferente al año que acaba de terminar.
Cuando el caos es muy grande es probable que no tengas idea de por dónde comenzar, miras a tu derecha, todo desordenado, miras a tu izquierda y quieres salir corriendo para seguir evadiendo, porque ordenar es un verdadero TRABAJO y eso es importante que lo recuerdes (si es que aún no lo sabes)
Si el desorden lleva meses, ten por seguro que necesitarás mas de 2 horas para ver un cambio en tu entorno, no quiero dar una afirmación rotunda pero dudo de cuanto artículo leo en internet que dice que dedicando 5 minutos al día, por cada espacio vas a tener una casa ordenada, en mi experiencia eso solo es así si ya viviste un proceso de orden profundo. Tal vez esos artículos que te ofrecen orden luego de 5 minutos diarios están obviando un detalle, son 5 minutos diarios durante 5 años….
Lo primero que te puedo decir es que para comenzar a ordenar necesitas paciencia para poder alcanzar tu objetivo.
Y hablando de objetivo, ese es el próximo punto que me gustaría abordar. Además de preguntarte ¿por dónde comenzar a ordenar? es importante que te preguntes ¿qué estoy esperando al finalizar el proceso? ¿Quieres un cuarto con menos objetos? ¿Con más espacios libres? ¿Quieres que se vea como el de Fulanito? ¿Qué estás esperando conseguir?
Sin claridad en lo que quieres encontrar, ¿cómo vas a saber que lo conseguiste? Tener definido tu objetivo, es fundamental para poder avanzar.
Al principio es necesario que tengas:
  1. Intención de ordenar
  2. Paciencia
  3. Claridad en lo que estás buscando
Luego es que cabría la pregunta ¿por dónde comenzar?, y en este espacio no vas a encontrar una respuesta rígida, trataré de ser lo más flexible posible.
Desde el método KonMari te puedo decir que debes comenzar por la ropa, esta es la primera categoría que se trabaja. De acuerdo a Marie Kondo no debemos ordenar por ubicación sino por categoría. Si este método resuena contigo, entonces ya sabes por dónde comenzar.
Pero resulta que para mi ORDEN ES UN CONCEPTO PERSONAL y existen muchas variables que puedan hacerte querer iniciar por cualquier otra categoría. Esto siempre será válido porque se ajusta a tu realidad, una realidad que en este momento desconozco.
Así que acá te dejo algunas preguntas, con ellas podrás orientarte para determinar por dónde comenzar (si la ropa no es la respuesta que estabas esperando):
¿Cuál es la zona de casa o categoría de objetos que más estrés te genera?
¿La zona que mayor estrés te genera es utilizada por varias personas?
¿Los objetos de esa zona son todos de tu propiedad?
¿Puedes disponer de ellos sin consultar a nadie?
¿Que tanto te cuenta desprenderte de los objetos?
¿Estás dispuesta a descartar objetos durante el proceso de orden?
¿De cuánto tiempo dispones para ordenar a profundidad?
¿Cuál es la dimensión de la zona que más estrés te genera?
Las respuestas seguramente te darán claridad de por donde comenzar y de cómo hacerlo, pon atención en la dimensión del espacio y en la cantidad de tiempo a dedicarle porque te repito que ordenar es un TRABAJO, que cansa y es fácil de abandonar en el camino si no se tiene claridad en lo que se espera conseguir. Tu objetivo será tu mayor motivación, así que mantenlo siempre presente.
Antes de despedirme te regalo una regla de oro: DIVIDE Y REINARÁS. En lo que tengas claro por dónde comenzar, divide el trabajo en sub categorías. Eso te hará sentir mas eficiente, efectiva y capaz. Te impulsará a avanzar.
En caso que te resulte complicado definirlo o que quieras acompañamiento te recuerdo que acá estoy disponible para apoyarte con mis sesiones de coaching de orden.
Espero te haya sido de utilidad, si te gustó déjamelo saber en los comentarios y ponte manos al orden.
Que tengas un ahora tan maravilloso como tú decidas que sea.
Chau,
Andrea Kurishi